Reseñas·Sobre mi

Retos Literarios Vol. I

Read-Book-Drink-Tea

Imagen

Las fiestas casi han acabado, por no decir que la rutina ya está sobre nosotros, anoche los Reyes Magos hicieron la parada técnica de cada año y seguro ha dejado unos cuantos regalos a más de uno. Sinceramente, no estoy triste porque mi rutina vuelva a atraparme, en dos semanas tengo exámenes y con tantos días festivos acabo por no hacer nada. Aunque prefiero no pensar en esas dos semanas de exámenes que me esperan; por contra, prefiero centrar mi tiempo en cosas más placenteras: la lectura.

Tengo que confesar algo… Algo que a día de hoy no me gusta nada reconocer. Y es que cuando era pequeña no me gustaba leer. Bufff, ya lo he dicho. No me miréis mal ni hagáis mala cara, pero nunca me ha gustado leer por obligación. Recuerdo que en algunas asignaturas teníamos un tiempo para leer, nos hacían coger un libro de las estanterías de la clase y debíamos leer un rato. No sé porqué yo no me sentía a gusto, lo único que quería era que me dieran fichas para colorear o dibujar; ese tiempo se me hacía eterno y aburridísimo. Cuando me hice más grande, durante el curso debíamos leer varios libros y cada libro me parecía un auténtico peñazo. Es algo que no entiendo, las lecturas escolares son un bodrio y considero que hay muy buenos libros para niños y para mayores que merecen la pena. Pero no, cada libro me parecía un horror.

Y me cuesta reconocer este aspecto de mí porque yo he crecido rodeada de cientos de libros, mi madre y mi hermano mayor son auténticos devoralibros y siempre tuve razones de sobra para poder leer lo que quisiera. El primer libro que recuerdo haber leído por mí misma fue a los ocho años, y con esto quiero decir que lo escogí a mi libre albedrío, y fue El Rey Lear de Shakespeare. Más de uno debe haberse sorprendido, con ocho años leer a Shakespeare es como pegarse un tiro en la nuca; mi hermano mayor me advirtió que no entendería nada y tuvo razón. No entendí el libro pero me enamoró, me divertí pasando cada página, descubriendo poco a poco las desventuras de aquellos personajes, me bebí la historia y sin embargo cuando acabé, quería más. Creo que mucha culpa de mis gustos posteriores los tiene ese libro.

Ya no me parecía tan aburrido leer después de aquellos días de verano tumbada en la cama de mi hermano, para no alejarme de sus estanterías repletas de libros, y los libros se fueron sucediendo, uno a uno, mientras los días iban pasando. Mis primeros años de lectura fueron libros de teatro, básicamente clásicos. Las lecturas obligatorias de mis hermanos mayores (en plena adolescencia) me parecían mucho más interesantes que aquellas historias aburridas que tenía que leer yo, libros como Tartufo, Don Juan o El convidado de piedra de Molière me fascinaron absolutamente, y muchos otros fueron leídos con avidez. Mi amor por la lectura nació durante aquellos años y cada vez ha ido a peor. Lo reconozco: leer es mi droga. Ya lo he dicho.

Si hay una imagen que me retrata absolutamente es la que acompaña hoy esta entrada. Creo que pocas cosas me hacen más feliz que tener un libro entre las manos (o en su defecto mi Kindle), sumergirme en sus páginas y vivir mil aventuras. Si queréis saber un secreto, yo a lo largo de mi vida he podido vivir miles de vidas y ser montones de cosas: rey, pirata, asesina, investigadora, héroe, princesa… He podido ser lo que he querido, cada libro me ha dado la libertad de soñar y ser lo que he querido en cada momento. Por suerte imaginar es gratis.

No siempre ha sido todo de color de rosa, cuando uno crece, el tiempo empieza a limitarse y las obligaciones ocupan gran parte de nuestros días. Los placeres de la vida acaban ocupando el último lugar, y eso es lo que yo he sufrido con la lectura. Tuve que dejar de leer durante una temporada para tener tiempo para otras cosas. Muchas veces es inevitable y otras tantas no, así que me puse muchas excusas sin valor y creí que no podía hacer aquello que tanto me gustaba. Ese fue un gran error, pero de los errores se aprende, así que en 2012 comencé con mis retos literarios.

Este es mi tercer año de reto (aunque todavía no he cumplido ninguno de los anteriores). Es cierto que yo me pongo a lo pecho palomo y me crezco en estas fechas, pero siempre estoy ilusionada por intentar conseguirlo. Yo lo veo como un desafío conmigo misma y con el año que queda por delante. Lo hago porque me gusta leer y porque es muy divertido ponerte una meta por cumplir con fecha de caducidad. Esto no es una obligación, sino ni me lo plantearía.

Hay muchos retos por la red, solo hay que poner en sangoogle retos literarios para flipar. Yo no me he apuntado a ninguno en concreto, he cogido muchos y los he mezclado como me ha dado la gana, que para eso es mi reto. Y el resultado ha sido este:

RETO LITERARIO (2014)

  • Leer 60 libros
  • Leer 14.000 páginas
  • Leer libros de diferentes géneros: clásicos, fantasía, ciencia ficción, novela histórica, intriga, novela negra, juvenil, terror, biografía, ensayo, etc.
  • Leer una Saga y una Trilogía
  • Leer al menos 5 libros en inglés u otros idiomas
  • Leer 5 libros al mes

Soy muy ambiciosa, soy consciente de ello, pero me lo paso tan bien que no he podido resistirme a ponerme las miras muy altas. No pasará nada si acabo por fracasar porque en realidad cuando uno lee nunca fracasa. Eso es imposible, os lo aseguro. En estos dos últimos años no conseguí pasar, ninguno de ellos, de los 25 libros el año, con metas más pequeñas, pero tengo bastante confianza en mí misma para poder realizar el reto de este año. Así que a leer se ha dicho.

Para acabar, que parece que hoy me hayan dado cuerda, comentar que me he abierto cuenta en GOODREADS y he puesto en la barra lateral la progresión de mi reto. Allí veréis en todo momento los libros que he leído y los que estoy leyendo, así como mi opinión. Aunque respecto a mi opinión, he decidido hacer reseña de cada libro que leo o de aquellos que crea interesantes reseñar. Es algo que me apetece muchísimo hacer, no hay nada mejor que compartir mi amor por los libros y si con ello puedo abrir el gusanillo a alguien, habrá merecido la pena. Y como tengo libro para reseñar, esta semana habrá nueva entrada para hablar de él.

¡A leer, he dicho! Saludos cibernéticos, pequeñuelos 🙂

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s